• Verificado

Iñigo Dueñas Ceramista

ad

Introducción

Pintura en cerámica, compuesta de una sola pieza cerámica en la que desarrolla su expresión pictórica, con protagonismo de las tierras y los efectos del fuego.

He estudiado Cerámica en la Escuela de Artes y Oficios de Salamanca. Después los dos módulos profesionales de Ceramista. Aprendí dibujo artístico en la Escuela de Bellas y Nobles Artes de San Eloy. He cursado estudios de fundición en bronce a la cera perdida en la Escuela de Artes de Salamanca. He sido monitor de cerámica en la Casa de Oficios “Alba Innova”.

Calidad reconocida

1993 Primer premio del Concurso Nacional de Belenes, León. Exposición colectiva en el Palacio de la Salina. Salamanca.

1994 Primer premio del Concurso Nacional de Belenes, León. Participación en la Feria de Arte: CREARTE. Alba de Tormes. Salamanca

1995 Exposición colectiva en el Palacio de Garcigrande. Salamanca

1996 Represento a Castilla y León en la Muestra de Artesanía de Mirandella, Portugal.

1997 Primer Premio “Ciudad de Valladolid”

2002 Exposición colectiva en la sala de exposiciones de Caja Duero. Salamanca

2020 Primer premio Cerámica pieza única “Centenario Miguel Delibes”Valladolid.

Historia

Íñigo aprendió, junto a sus hermanos, el arte de la alfarería de las manos de Gregorio, su padre. Ya desde muy joven manejaba el barro y lo moldeaba en el torno como lo habían venido haciendo todos sus antecesores.

"Pertenezco a una familia de alfareros, cuya historia en esta profesión se puede remontar tres siglos atrás. A título ilustrativo puede verse la copia del árbol genealógico del libro: “La alfarería de Alba de Tormes” (M. Victoria Bofill Catalá y otros; Diputación de Salamanca, 1991). Esto me permitió aprender el oficio de mi padre desde que era niño"

Su Obra

En los años 90, Íñigo quiso descubrir nuevos usos y crear nuevas formas de expresión. Tras sucesivas manifestaciones en diferentes estilos, en la actualidad modela piezas de brujas o diferentes animales como cerdos, caracoles y murciélagos, que cuece, adorna con esmaltes con óxidos y engobes pitrificados, y vuelve a cocer en el horno a 1.000º