fbpx

SIERRAS DE SALAMANCA

El territorio de las Sierras de Salamanca está formado por un conjunto de pueblos rodeados de un enclave natural indescriptible. Este rico patrimonio natural, es una de las señas de identidad de las Sierras de Francia y Béjar lo que les ha servido para ser declaradas como, Reserva de la Biosfera. Esta reserva medioambiental ha merecido su reconocimiento con la declaración de diferentes figuras de protección ambiental, entre los que destacan el Parque Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia o el Espacio Natural de Candelario. Sus gentes son los artífices de las numerosas riquezas que alberga: arte, artesanía y patrimonio natural, emprendedores, gastronomía, rutas y salud.  

BUSCAR DESTINOS ARTESANOS

Artesanos destacados de las Sierras de Salamanca.

Localidades artesanas destacadas.

La zona cuenta con 33 talleres que aparecen inscritos en el Registro de Artesanos de Castilla y León.  Aún así hay estudios que apuntan a que son cerca de 82 empresas artesanas

Productos artesanos

De las cumbres nevadas de la sierra de Béjar y Candelario, a 2.400 metros de altitud, a los cañones de Las Arribes, a 150 metros; de los robledales a la dehesa, son muchas y variadas las posibilidades para disfrutar de la Salamanca natural, entre ellas sus productos, muchos cuentan con Denominación de Origen, Identificación Geográfica Protegida y Marca de Garantía. Zona olivarera por herencia, la Sierra, es la comarca de Salamanca que más hectáreas de olivar posee.

ARTESANÍA

El Sector artesano en la Sierra de Salamanca, agrupa a más de un centenar de establecimientos  y presenta unos rasgos propios fundamentados esencialmente en la pervivencia de oficios y productos tradicionales de la comarca, lo que se debe en buena parte a la actitud positiva hacia estos oficios, hacia lo que representan como manifestación cultural y de identidad popular. Existen grupos de personas emprendedoras en los municipios serranos, pertenecientes a generaciones jóvenes que han valorado el legado tradicional como identidad y como posibilidad de mantener y crear productos para la sociedad actual.

Determinadas localidades como CANDELARIO,  LA ALBERCA, SEQUEROS, LOS SANTOS,  MOGARRAZ, SAN MARTÍN DEL CASTAÑAR Y MIRANDA DEL CASTAÑAR son referenciales en toda España como pueblos depositarios del Patrimonio Popular y Rural en lo referente a los oficios.

Los Oficios predominantes son aquellos vinculados a actividades tradicionales: la FILIGRANA, el BORDADO SERRANO, la CANTERÍA, la CESTERÍA EN CASTAÑO, el MUEBLE SERRANO, el CALZADO CAMPERO , la CANTERIA DE GRANITO y la GUARNICIONERÍA.

Un actividad muy importante en el conjunto artesano de las sierras es la CERÁMICA, en especial la de DISEÑO CREATIVO. Aunque se ha perdido en los últimos años la Alfarería Tradicional de Tamames, en  CESPEDOSA DE TORMES  sigue manteniéndose una línea tradicional junto con otras más innovadoras.

La joyería se ha afianzado en los últimos años manteniéndose la FILIGRANA TRADICIONAL incorporándose nuevas técnicas y productos cuyos diseños se inspiran en los motivos decorativos de esa filigrana.

El subsector textil experimentó un cierto auge en los últimos años al aplicarse los motivos tradicionales del BORDADO POPULAR SERRANO a nuevos productos.

TIPOLOGÍA DE LA PRODUCCIÓN

En la comarca conviven la permanencia de técnicas netamente tradicionales (Textil, Filigrana, Guarnicionería y Cestería) junto a otras que, sin dejar de ser tradicionales, se ha efectuado una cierta adquisición de maquinaria ( Madera, Joyería y Calzado)

La raigambre cultural de las Sierra de Béjar- Francia con la pervivencia de su indosincrasia particular, gastronomía, fiestas, costumbres y tradiciones, tiene un especial reflejo en algunas artesanías tradicionales como son:

EL BORDADO POPULAR SERRANO que es, dentro de las Escuelas de Bordados Populares españolas, la que más originalidad y riqueza de técnicas y motivos ornamentales muestra. Sus técnicas y motivos se rastrean desde la antigüedad, llegados posiblemente por el canal cultural de la VÍA DE LA PLATA ROMANA, son motivos de origen asirio, egipcio y del acerbo autóctono ibero, unido a un “horror vacui” de procedencia árabe y cargado de simbolismo, sobre todo de origen profano. Sus motivos son elementos decorativos que se trabajan tanto en la madera como en los metales creando una imagen autóctona.

LA FILIGRANA Técnica posiblemente conocida a través de diferentes “Ourives” portugueses que se asentaron en la provincia de Salamanca, se fue también alimentando de símbolos y elementos provenientes del acerbo autóctono íbero además de incorporar elementos de origen oriental, que como en el caso del Bordado, llegaron a nuestras tierras a través de la Cazada Romana de LA PLATA.

LOS BOTOS CAMPEROS y la realización del calzado a medida caracterizado por su gran calidad en cuanto a materia prima, cuero de primera calidad y técnicas de trabajo como el cosido a mano con aguja de Pelo de Jabalí.

LA GUARNICIONERÍA  oficio también tradicional en la zona de las sierras por su relación con el mundo del caballo y la ganadería, adquiere hoy un gran interés al ser escaso hoy el número de talleres dedicados a este oficio, consiguiéndose así una producción continua e ininterrumpida incluyendo exportaciones a países como  Francia  y Portugal.

Existencia de un producto tradicional de calidad junto a la reciente incorporación de nuevas formas en cerámica y también en joyería, textil y cestería. Las producciones definen unas colecciones de objetos  muy identificadas por su técnica de trabajo, como es la FILIGRANA, por su materia prima como es la TIRA DE CASTAÑO o por la riqueza ornamental simbólica de sus composiciones como es el BORDADO POPULAR SERRANO.

Esta producción tradicional encuentra un valor añadido en la propia tradicionalidad y raigambre que se expresa en su edificación popular, paisajes autóctonos, gastronomía y costumbres, en este contexto la producción artesanal alcanza una valoración mucho mayor de lo que es habitual en otras zonas.

Se da una concentración de talleres en las localidades de MONTEMAYOR DEL RIO, BÉJAR, LA ALBERCA y LOS SANTOS